Bienvenida/o

El servicio doméstico debe ser un trabajo digno, pero en el Perú aún significa discriminación, explotación y maltrato. Niñas, adolescentes, mujeres jóvenes y mayores trabajan jornadas extenuantes, no reciben sueldo, no tienen permiso para ir a un centro educativo, no gozan de días libres, no cuentan con seguro de salud u otros beneficios sociales.

Muchas trabajadoras del hogar son menospreciadas por su cultura de origen, alejadas de sus familias, maltratadas, acosadas sexualmente, privadas de sus documentos personales y amenazadas en caso de querer abandonar la casa de los empleadores.

Nuestros logros en 2016

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestEmail this to someone
¡Compártelo en tus redes sociales!