Un hasta luego de Hannah y Zoe

Después de 8 meses trabajando con nosotras, Hannah y Zoé nos dicen hasta luego. ¡Las extrañaremos chicas!

Hannah y Zoe 1

Nosotras somos Hannah y Zoé de Luxemburgo y en estos días estamos terminando nuestro voluntariado en La Casa de Panchita (LCP).

Desde Septiembre 2014 estamos trabajando en LCP. El año pasado terminamos la secundaria y decidimos de hacer un voluntariado antes de continuar con nuestros estudios universitarios. Realizamos nuestro voluntariado en cooperación con Terre des Hommes Luxemburgo.

Después de nuestra primera semana de observación establecimos nuestro programa de trabajo.

La mayoría del tiempo trabajamos en San Juan de Miraflores con los niños. Apoyamos en la Ludoteca, la Biblioteca y hasta diciembre 2014 en el reforzamiento escolar en los colegios La Rinconada y Ollantay. Los domingos participamos en las jornadas con las niñas y también hicimos el taller de inglés.

El voluntariado fue una experiencia profesional, cultural y también personal.

Durante nuestro voluntariado hemos aprendido mucho sobre el trabajo infantil doméstico (TID) en Perú y el funcionamiento de una ONG. El hecho de que nos quedáramos 8 meses en el Perú, hizo nuestra experiencia muy particular. Tuvimos la oportunidad de tener una comprension más profunda del trabajo de La Casa de Panchita y del TID. Hemos sido capaces de ver casi todos los proyectos de La Casa de Panchita y eso nos dio una visión general de en qué consiste el trabajo con los trabajadores domesticos.

Hemos entendido que hay muchos factores que determinan si un proyecto de desarrollo social puede ser sostenible. Acá hemos aprendido cuáles son las diferentes partes de una ONG y cómo interactúan.

Los 8 meses trabajando en la Ludoteca y Biblioteca nos dieron la posibilidad de establecer una relación muy fuerte con los niños y todo el equipo de los promotores. Trabajamos con niños de diferentes edades en diversos proyectos así hemos mejorado nuestras capacidades en trabajo social con niños y adolescentes.

Con miras a nuestras futuras carreras, el voluntariado fue una experiencia enriquecedora.

También fue una experiencia personal y un desafío de vivir en un país tan lejos de nuestras tierras. Todavía nos da risa si pensamos en nuestros primeros días en Lima. Un poco desorientadas y perdidas en esa ciudad immensa, con nuestros conocimientos de español insuficientes. Pero llegamos a adaptarnos y disfrutar de nuestro tiempo en América del Sur.

En la vida diaria y nuestros viajes aprendimos a ser más independientes y eso sirvió a nuestro desarrollo personal.

El voluntario fue la mayor parte de nuestra experiencia intercultural porque a través de nuestro trabajo llegamos a conocer a los habitantes del Perú.

También tenimos la suerte de conocer muchas partes del país y nos dimos cuenta que el Perú es mucho más que Machu Picchu y los cuyes. Estamos fascinadas con la diversidad y la belleza del país.

Ya sabemos que al regreso a Luxemburgo vamos a extrañar un montón de cosas como los niños de la ludoteca o biblioteca, los domingos en LCP, el Reggeaton en las combis o la comida peruana.

¡Muchas gracias a todo el equipo de La Casa de Panchita! Les deseamos lo mejor para el futuro Sigan haciendo su trabajo tan valioso y encuentren una nueva Casa de Panchita.

Hannah y Zoé

Hannah y Zoe 2

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>