Maite nos cuenta de su tiempo en La Casa de Panchita

Maite IIundain empezó a trabajar como voluntaria desde mediados de este año. Desde ese entonces, una agradable risa y buen humor llena La Casa de Panchita cada vez que ella llega a trabajar. Maite comparte con nosotros su experiencia hasta ahora. ¡Gracias por este post Maite!

Ninguna experiencia es igual para todas las personas, porque todos estamos condicionados por nuestras expectativas, al igual que por lo vivido previamente.

Yo estoy recordando ahora que en los 18 años de trabajo en mi último empleo jamás vi la cara del cliente que adquiría nuestros productos, y nunca me importó.

Sin embargo, ahora, cuando pienso en las caritas de las niñas que vienen cada domingo me doy cuenta de que han pasado a formar parte de mi vida. Que no encontraría otro lugar mejor donde pasar la mañana del domingo. Que a cada momento recuerdo sus nombres, sus sonrisas, sus abrazos, sus historias.

¿Y los niños de los lunes en el colegio La Rinconada? Estos ya directamente me han robado el corazón, y eso a pesar de sus terribles faltas de ortografía. La misma insaciable creatividad que demuestran tener para dibujar y pintar la tienen para inventar una nueva forma de escribir la lengua española. ¿Y las fracciones? ¡Tampoco hay manera de que las dominen! Pobrecitos, qué esfuerzo hacen viniendo a nuestro salón, cargados de tareas, después de toda una mañana en el colegio.

¿Y los alumnos adultos de Inglés? Siempre me gustó la enseñanza, pero con ellos lo importante no es lo que ellos puedan aprender conmigo, sino ¡lo que aprendo yo con ellos!

¿Y los sabrosos kekes que cocinan las adultas en el taller de Josefina? Sí, esos de los que me llevo una parte para desayunar los lunes. Aunque lo importante no son los kekes sino esas mujeres maravillosas que hacen el esfuerzo de asistir a las capacitaciones. Y aparte tenemos los almuerzos tambie tan sabrosos que prepara Blanca. Siempre admiré a las personas capaces de cocinar para 50 comensales con la misma facilidad que para 4.

Nunca imaginé que La Casa de Panchita me iba a dar tanto como estoy recibiendo.

La Casa de Panchita es un lugar lleno de magia, que si se lo permites te atrapa. Pero no sería así, si no fuera por todas las personas que la forman, y quiero aprovechar este post para agradecer a todas ellas todo el apoyo, calidez y paciencia que me han brindado desde el día que llegué. Porque esta experiencia no estaría colmando mis expectativas mucho más de lo que imaginé, si no me hubiera encontrado con personas como Blanca, Johana, Rita, Gloria, Delia, Charo, Ágata, Javier, Sofía, Josefina, Ofelia, Jenifer, Lizbeth, Adalid, Kathy, Nataly, Analy, Leidy, María Elena, Susana, Tania, Elisabeth, Norma, Jonathan, Leónidas, Omar, José Alberto, María Laura, Christian, Anthony, Milagros, Beto, Carlos, Javier, Ana Mónica, Ana María, Blanca, Chiki, Soile, Sam (chico), Sam (chica), Renée, Katy, Key, Nicole, Xiomara, Elizabeth, Andrea, Zoe, Hannah, Sana, Emilyy otros que ya se fueron pero que nunca olvidaré Jordyn, Maru, Lena, Pamela, Laura francesa, Laura alemana, Riika, Johannes… Personas que siempre me han ayudado con una sonrisa amable, me han aconsejado y han dado respuesta a mis innumerables preguntas. Y por supuesto ¡Samir y Lucas!…. y todas esas bases de datos…¡tan cálidas también!

A todas y todos quiero agradecer su amistad y compañerismo.

Si he omitido a alguien ha sido involuntario y seguramente producto de mi avanzada edad.

MaiteFoto Post Maite I. OCT 2014Aqui Maite (al centro) disfrutando de nuestras celebraciones de aniversario con Jenifer y Adalid, dos miembros de nuestro equipo de trabajo.

 

One Comment
  1. Maite, para mí es una alegría verte llegar a La Casa de Panchita con tu enorme optimismo, contagioso, que convierte el domingo en una más cálida energía. Gracias.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>