Trabajo infantil doméstico

El trabajo infantil es una de las problemáticas más preocupantes en nuestro país. La realidad de las niñas y niños en trabajo infantil doméstico (TID) suele ser una actividad ‘invisible’ en nuestra sociedad y que afecta directamente su desarrollo educativo, su salud física y emocional, y su futuro, a la vez que les priva del tiempo con su familia, del juego y momentos de socialización con otros niños de su edad.

¿Qué pasa con las niñas y niños que ‘trabajan en casa’?

La mayoría llegan a hogares de terceros como ‘ahijadas/os’ para ‘ayudar a su madrina’ con los quehaceres del hogar; entregados por los propios padres ante promesas de una mejor educación y mejores condiciones de vida que la mayoría de las veces no se cumplen.

Los niños y niñas que vienen de zonas del interior del país a la capital, u otros centros urbanos, son alejados de sus familias, cultura y grupo social, sus juegos infantiles son cambiados por el cuidado de niños menores que ellos y tareas de limpieza y cocina reemplazan el tiempo para hacer sus tareas escolares.

Niños y niñas en situaciones de TID se ven obligados a realizar tareas que demandan un esfuerzo físico mayor al de sus posibilidades y a manipular productos tóxicos, exponiéndose a situaciones de gran riesgo para su salud.

¡Todos podemos hacer algo!

Para que niñas menores de 14 años no empiecen a servir en casas de otros, diles a sus padres que no son tratadas ‘como a una hija’, que sufren de abuso, explotación y aislamiento, y que es importante que terminen sus estudios para que opten por un mejor futuro.

Para proteger a las que aún se encuentran trabajando, dile a sus padres o apoderados que es mejor que estudien de mañana y no de tarde, y que no trabajen ‘cama adentro’.

El trabajo infantil no es una salida a la pobreza, es quitarles oportunidades. Estudiando ganan un capital educativo para que puedan alcanzar un futuro mejor.

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestEmail this to someone
¡Compártelo en tus redes sociales!