El blog de nuestro programa radial

April 26, 2015

“¿Visitamos a nuestros familiares fuera de Lima?”

José Alberto Ramírez, de la Asociación Grupo de Trabajo Redes – La Casa de Panchita nos comentó sobre su labor y cómo llegan muchas trabajadoras del hogar a la capital: “vienen a través de un supuesto familiar que las trae, en algunos casos falsificando documentos para hacerlas pasar y en otros con la autorización de los mismos padres quienes firman cartas poder, y entonces le dan la autoridad completa a las señoras que las traen a Lima”

Nos llamaron oyentes: “Yo soy profesora; yo también tuve una chica en mi casa, no como empleada del hogar sino como una integrante de la familia, tenía sus vacaciones; incluso yo he viajado con ellas a visitarlos…”

Flora (del distrito de La Perla): “Yo tenía mis abuelitos que me criaron y cuando nos veíamos era un mar de lágrimas porque era una emoción muy grande. Yo salí a los diez años de mi tierra. En Lima me sentía como una ovejita en medio de lobos, tenía mucho miedo, nos daban las sobras de la comida, la fruta que se estaba malogrando. También estudié de noche para poder terminar porque vine sólo con primer grado de mi pueblo”

April 19, 2015

“Riesgos que corren los niños que trabajan”

Silvia Cormaci de Anti – Slavery International, organización que lucha contra la esclavitud, fue clara en señalar que el trabajo infantil doméstico puede ser una forma de esclavitud: “Especialmente cuando los niños viven con el empleador; en muchos casos no pueden salir, no tienen libertad. Tampoco el niño puede ir a la escuela, les piden estar disponibles las veinticuatro horas del día, no pueden descansar, a veces no tienen camas, la comida es diferente a la que come la familia”

Recibimos los testimonios de nuestros oyentes a través de sus llamadas: “Yo empecé a trabajar desde los quince años, me explotaban, pagaban miserias y a veces ni me pagaban… El Ministerio de Trabajo debería poner más énfasis en investigar los casos, pero también las que trabajan en casa y son menores de edad y son víctimas de abuso, deben denunciar””

Escuchamos también un testimonio de una niña que trabaja en casa: “Yo trabajo con mi tía acá en Lima desde que tengo 7 años, ahora tengo 12 años. A mi mamá no la veo, porque no puedo viajar, ella vive en la sierra. Dice mi tía que cuando tenga mis 18 años, me va a pagar todo junto. Hago muchas cosas en la casa, pero ya no cocino, porque una vez, me quemé el brazo con agua hirviendo.

Limpio, lavo los servicios, lavo la ropa, plancho, hasta paseo al perrito. No tengo cuarto, por las noches hago mi cama en la cocina y cuando me levanto guardo mis cosas en una bolsa. A veces me siento triste, extraño a mi mamá y me pongo a llorar. Ya quisiera tener 18 años para que me paguen y poder irme.”

Posted in: Audio
April 12, 2015

“La adolescencia ¿es un problema?”

Nos llamó Marisa del distrito de San Juan de Lurigancho: “A veces los padres no corrigen desde pequeños a sus hijos y el niño va acarreando esas actitudes negativas y ya cuando tienen diez o doce años, es imposible hacerlo ya que desde pequeño lo has acostumbrado a esa conducta.”

Nuestra invitada la psicóloga Ana María Rueckner, de AGTR – La Casa de Panchita señaló: “ Las chicas que trabajan en casa y no tienen cerca a la mamá, no tienen con quien hablar. Es importante que las empleadoras y las personas que contratan chicas adolescentes tengan en cuenta sus necesidades, ellas tienen la necesidad de hablar, de contar, alguien las tiene que escuchar, que orientar.”

 

¡Gracias por sintonizarnos!

Posted in: Audio
April 5, 2015

“El rendimiento escolar de los niños que trabajan”

Escuchamos los comentarios de los profesores  del colegio “Ollantay” de San Juan de Miraflores e “Hipólito Unanue” del Cercado de Lima, cuando les preguntamos: “¿Cuál es la diferencia entre los niños que trabajan y estudian y los que sólo estudian?”: “Definitivamente uno de los indicadores es que llegan tarde, cansados. Por ejemplo, hay algunos que les ayudan a sus padres a vender pan. En relación con los que se dedican a estudiar: llegan puntuales, su aprendizaje es mejor que estos niños antes mencionados” “La impuntualidad, muchos llegan tarde, pero tenemos que entenderlos porque son los que apoyan económicamente en casa y nosotros los maestros tenemos que darles apoyo, tolerancia…”

Nos llamó Olga del distrito de Santa Anita: “Yo soy profesora y tengo varios casos de esos niños. Los padres tienen que ser conscientes, sobre todo cuando los niños están en primaria, porque cuando pasan a secundaria viene el problema de la deserción y al final optan por el trabajo y por la concurrencia del dinero”.

Javier Garvich, sociólogo de La Casa de Panchita y promotor de bibliotecas en colegios de San Juan de Miraflores, enfatizó: “El problema es que los padres, a veces no les tienen mucha fe a sus hijos, entonces no saben qué tan inteligentes son, qué habilidades tienen. No les preguntan a sus hijos qué tal están, cómo les va en el colegio, sólo se preocupan cuando hay un ‘jalado’ en la libreta de notas”.

¡Gracias por sintonizarnos!