Nuestro equipo

Una de nuestras fortalezas es nuestro equipo de trabajo mixto, conformado por trabajadoras del hogar, ex-trabajadoras del hogar y profesionales, con el apoyo de estudiantes universitarios y voluntarios peruanos y extranjeros. Participan personas de ambos sexos, desde adolescentes hasta mayores de 60 años.

Nuestro consejo directivo está compuesto por: Blanca Figueroa, presidenta; Sofía Mauricio, secretaria; Johana Reyes, tesorera.

Blanca Figueroa

En 1974 gané una beca de la Fundación Ford para estudiar la situación de las trabajadoras del hogar, fue el inicio de un compromiso con ellas, que continúa hasta el presente.

Soy una “vieja feminista” del Perú y me imagino que, como muchas de las antiguas, fui descubriendo y construyendo poco a poco lo que quería como meta. Por ejemplo, se hizo evidente y factible que la manera de lograr algo, aunque fueran granitos de arena, era a través de proyectos.

En los próximos años espero seguir dedicada a apoyar a las mujeres y niñas en trabajo infantil doméstico, porque es lo que me da mayor agrado. Yo no creo que una persona se sacrifica cuando hace este tipo de trabajo, por el contrario, creo que todos tratamos de orientarnos a aquello que nos hace sentir bien.

Ahora, mi mayor sueño y esperanza es que dentro de unos años, logremos adquirir un local propio para La Casa de Panchita.

Sofía Mauricio

Nací en el caserío de Mollepamba, distrito Tucurrí, provincia de Cajabamba, departamento de Cajamarca (en la sierra norte del Perú). Mis padres eran campesinos; él sabía leer, en cambio mi mamá es analfabeta.

A los 7 años entré a trabajar en servicio doméstico. Mi mamá primero me ofreció a sus familiares. Una pariente de mi madre, dueña de un restaurante, me aceptó. Allí nos levantábamos como a las 3.30am. Si no me despertaba me echaba agua fría. Yo ayudaba a cocinar, a trapear, a servir a los parroquianos y a lavar el servicio. Me acostaba cerca de las 11pm. Todo el tiempo tenía sueño. Estuve allí cerca de dos años. Me fui porque me pegaba mucho, incluso delante de la gente. Yo no le contaba a mi mamá porque no quería que estuviera triste; ella me veía una vez a la semana. Nunca recibí nada; si entregaron dinero, fue a mi madre.

Me vine a Lima a los 12 años; tenía tercer grado de primaria. Viajé con uno de mis hermanos que vivía en Lima. Trabajé en varias casas. Finalmente trabajé donde la Sra. Charo que después ha sido mi amiga. En su casa hice los cinco años de secundaria. Tenía 25 años.

En 1990 estudié locución radial pero no pude terminar porque no tenía dinero para pagar los estudios. Pero sí he trabajado en locución y producción radial en varias oportunidades y lo hago actualmente en nuestro programa de radio “No somos invisibles”.

Johana Reyes

Empecé a aprender muy de cerca sobre cómo era la vida de muchas niñas en trabajo infantil doméstico cuando me hice voluntaria de un proyecto en La Casa de Panchita, allá en el 2005. Estaba a poco más de un año de graduarme de la universidad y mi experiencia de voluntariado me hizo decidir el enfoque de mi vida profesional.

He pasado por conocer la problemática del trabajo en servicio doméstico desde las voces de las propias niñas y mujeres que trabajan en esta ocupación hasta desde las percepciones de líderes locales, autoridades, estudiantes y muchas otras personas más. Me alienta y motiva con cada vez más fuerza ver que hay más preocupación y mayor sentido de responsabilidad para lograr que niñas y mujeres en servicio doméstico tengan una vida digna.

Lo que alienta más mi trabajo es ver los cambios que se logran en las niñas y mujeres que llegan a La Casa de Panchita. Algunas de las niñas que conocí años atrás, son ahora jóvenes que decidieron hacer estudios superiores, dejaron el trabajo en servicio doméstico o lo realizan con goce de sus derechos, y tienen una vida mejor. Para ellas, como para mí, La Casa de Panchita, es un segundo hogar. Un hogar que seguirá recibiendo con puertas abiertas a quien decida entrar.

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestEmail this to someone
¡Compártelo en tus redes sociales!